lunes. 24.06.2024
Foto: Fenamad
Foto: Fenamad

La fuerza que le transmiten su madre y abuelas, el respeto por el wanamey (el árbol de la vida, según un mito harakbut), el amor por su cultura y costumbres, y el reconocimiento de ser una mujer indígena, fueron expresados por Fey Rodríguez Quique en Harakbut wettone, poema con el cual ganó el II Concurso de Poesía en Lengua Originaria, en categoría libre.

En conversación con Actualidad Ambiental, Rodríguez Quique, una joven de 17 años, de la comunidad nativa San José de Karene, quien se viene preparando para ingresar a la universidad y estudiar la carrera de Ingeniería Forestal y Medio Ambiente, explicó que el principal objetivo de su poema fue “mostrar el orgullo de ser mujer indígena”.

Como referencias, se inspiró en su mamá y abuelas, “que siempre me motivan a no perder nuestras costumbres y riquezas culturales”. Ambas, comentó la joven, le enseñan a elaborar productos artesanales y “a curar con hierbas”.

A diferencia de la primera edición del concurso de poesía en lengua originaria, cuando ocupó el segundo lugar, la estudiante harakbut comentó que este año práctico de forma constante, logrando tener mayor seguridad al momento de recitar Harakbut wettone (mujer harakbut en español).

Sé sembrar con la luna/ los frutos del alimento/ Sé hacer medicina/ cómo me enseñó mi abuela/ Soy mujer indígena, mujer como la madre tierra/ fértil, callada, protectora y fuerte”, son algunos de los versos que Fey Rodríguez recitó en el concurso organizado por la Municipalidad Provincial de Tambopata, en el marco del 122 aniversario de Puerto Maldonado, y que Héctor Sueyo Yumbuyo, subgerente de Participación ciudadana y comunidades nativas del Gobierno Regional de Madre de Dios y jurado del evento, recuerda con admiración.

“Me ha llamado la atención la fortaleza y valentía (de la joven indígena) al expresar cómo sigue los pasos de su abuela y mamá, para seguir fortaleciendo, no solo su lengua, sino sus actividades cotidianas”, apuntó Sueyo, coautor del libro Soy Sontone: Memorias de una vida en aislamiento, que narra las memorias de su padre, el sabio harakbut Antonio Sueyo, fallecido en mayo de este año por complicaciones en su salud y que vivió su infancia y parte de su juventud en situación de aislamiento.

Aide Chaeta Saavedra, dirigente de la Federación Nativa del Río Madre de Dios y Afluentes (Fenamad) y miembro del jurado del concurso, destacó la participación de Fey Rodríguez, porque supo representar a su comunidad en el poema. “Los harakbut se sienten protegidos por el árbol de wanamey y la madre naturaleza”.

Saludan iniciativa

Tanto Sueyo Yumbuyo y Chaeta Saavedra coinciden en que el concurso permitió que la población de Madre de Dios se involucrara con los pueblos indígenas, y estos, a su vez, fortalezcan sus costumbres.  “Es importante que la autoridad local difunda y revitalice las lenguas indigenas de nuestra región, como el harakbut, ese eja, yine y matsigenga”, señaló el funcionario harakbut.

Asimismo, la joven ganadora del concurso de poesía señaló que algunos “chicos de las comunidades que hablan lenguas originarias se sienten excluidos” y en espacios como el referido anteriormente les permite “perder la vergüenza y valorar más el idioma”.

Fuente: Actualidad Ambiental

Fey Rodríguez, la joven indígena que pone en valor la lengua harakbut a través de la...