jueves. 22.02.2024
Foto: Promsex.
Foto: Promsex.

En el marco del Día de la Prevención del Embarazo Adolescente, el Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos (Promsex), Centro Ideas de Piura,  Fordes de Arequipa e Igualdad y Desarrollo de Ucayali, continúan la campaña “Me toca” en Madre Dios y a nivel nacional. El objetivo de esta iniciativa es crear conciencia sobre el rol que tienen diferentes actores más allá de la escuela para prevenir el embarazo en adolescentes. 

Según los datos del Sistema de Registro del Certificado de Nacido Vivo del Ministerio de Salud (Minsa), en Madre de Dios, un total de 301 adolescentes, con edades comprendidas entre los 15 y los 19 años, se convirtieron en madres en lo que va del 2023. Esta situación es parte de una tendencia que se ha mantenido constante en los últimos años, con 482 nuevas madres en 2021 y 449 en 2022, todas ellas pertenecientes al mismo grupo de edad.

En el presente año, también se han documentado situaciones preocupantes, ya que se han identificado casos de adolescentes entre los 11 y los 14 años que han experimentado la maternidad. Este patrón se ha mantenido en los dos años anteriores, con 19 y 15 nuevos casos de madres adolescentes en 2021 y 2022, respectivamente.

Sobre esta situación, Vanessa Soto, responsable social de Promsex en Madre de Dios, sostuvo que para “prevenir el embarazo adolescente debería ser no solo una apuesta desde las instituciones, que desde ya están obligadas a hacerlo, sino también ser parte del compromiso de la ciudadanía, de generar demandas para que hayan más espacios de prevención y atención”. De esta manera, “las y los adolescentes puedan sentir que tienen el respaldo de una sociedad que les quiere ver cada vez más autónomos, saludables y capaces de construir sus proyectos de vida”.

En tanto, a nivel nacional, el Minsa señala que en lo que va del 2023, un total de 28,648 adolescentes de 12 a 18 años se han convertido en madres. Esto significaría que cada hora, seis adolescentes de 15 a 19 años se convierten en madres. Rossina Guerrero, directora de Programas de Promsex, precisó el poder de los espacios comunitarios para acercar la Educación Sexual Integral (ESI) a los jóvenes.

Educación fuera de la escuela en Madre de Dios

En 2022, Promsex promovió la creación del Grupo Impulsor por la ESI, un equipo compuesto principalmente por organizaciones de la sociedad civil y la ciudadanía, que trabaja para incidir por la ESI en Madre de Dios. En este espacio, se ha implementado el “Programa formativo de Educación Sexual Integral en contextos no formales”, una iniciativa desde el proyecto Derechos Desde El Inicio, con la cual se ha fortalecido las capacidades de niñas, niños y adolescentes de 10 a 14 años y de 15 a 19 años, en Puerto Maldonado. 

“Con los participantes se trabajó, sobre todo, en la prevención de embarazo adolescente y la violencia basada en género, a través de diversos temas que involucran el autoestima, el autoconcepto, la violencia de género, las infecciones de transmisión sexual, el género, la sexualidad, entre otros”, explicó Soto, quien agregó que “a diferencia de una sesión de aprendizaje de la escuela, este es un espacio seguro para ellas y ellos. Es abierto al diálogo, constructivo a partir de sus voces y aportes”.

Además, la especialista comentó que Promsex viene articulando con los funcionarios de la Dirección Regional de Salud de Madre de Dios, con quienes “hace poco hicimos un taller para profesionales de la salud”. En esa línea, también se viene trabajando con instituciones educativas, en la implementación de un taller sobre ESI para docentes; la Mesa de Concertación de Lucha contra la Pobreza, entre otros.

Más allá de las aulas

Para Rossina Guerrero, si bien el concepto de ESI suele estar ligado a los ambientes educativos como el colegio, otros espacios donde gran cantidad de adolescentes también deciden sobre sus derechos sexuales y reproductivos, como son la familia, el barrio y los centros recreativos, pueden funcionar como espacios complementarios. La experta menciona que la implementación de diferentes estrategias o programas pueden marcar la diferencia.

Asimismo, Guerrero menciona que el darles a los y las jóvenes la posibilidad de hablar sobre sexualidad en diferentes espacios les permite tener más herramientas para enfrentar su día a día. “La ESI fuera de la escuela no solo es un instrumento de prevención del embarazo, sino, que permite a los jóvenes tener herramientas para comprender su responsabilidad sobre su sexualidad, herramientas que el Estado no les brinda actualmente”, indicó.

Entendiendo eso, el Fondo de Poblaciones de las Naciones Unidas y Promsex elaboraron la Guía para implementar la estrategia de Educación Sexual Integral fuera de la escuela como una guía para aquellos actores comunitarios que estén interesados en el desarrollo sano de los y las jóvenes en su comunidad. 

Datos

La movilización comunitaria es una herramienta efectiva para que más personas promuevan la ESI con el fin de reducir las cifras de embarazo en adolescentes. Para conocer más sobre ello, pueden visitar embarazoadolescente.promsex.org


 

Madre de Dios: campaña “Me Toca” busca concientizar a la comunidad para prevenir el...