martes. 16.04.2024
Foto: Facebook
Foto: Facebook

Desde la sede de la Dirección Antidrogas en Madre de Dios, el jefe a nivel nacional, General José Ludeña Condori, detalló las acciones policiales que lograron incautar más de 300 kilos de cocaína en un centro poblado y cuyo fin era su traslado en avioneta hacia Bolivia. Además, descartó que la región amazónica se esté convirtiendo en un “nuevo VRAEM”, pero lamentó que el tráfico ilícito de drogas siga coexistiendo con otros graves delitos.

Según Ludeña, el cargamento de droga fue rastreada por personal policial antidrogas desde Huamanga, Ayacucho, quienes desde el 13 de abril se desplazaron hasta centro poblado de Itahuanía, a orillas del río Madre de Dios, en donde se detectó una pista de aterrizaje clandestina. Los efectivos aguardaron en el lugar a sabiendas de que la droga iba a llegar allí para luego ser embarcada en una aeronave.

Su espera, de acuerdo al relato de Ludeña, duró casi dos semanas, pues el 25 de abril fue el día en que aterrizó la aeronave en la pista de aterrizaje, dispuesta a lograr su cometido. Sin embargo, la Policía intervino y, entre disparos y persecuciones, frustró el viaje e incautó el cargamento de droga.

Tras esta revelación, Ludeña refirió que, entre las 46 pistas de aterrizaje clandestinas que detectaron en varias regiones, algunas de ellas inactivas o interdictadas, una se ubica en la provincia del Manu.

“Su puente aéreo son las pistas de esta zona, la más cercana a Bolivia. Si bien es cierto somos limítrofes con Brasil, las naves bolivianas evitan ingresar al territorio brasileño porque son derribadas, pero aquí nuestra legislación no nos permite derribarlas y van por la línea de frontera”, explicó Ludeña.

El fiscal coordinador de las Fiscalías Especializadas en Delitos de Tráfico Ilícito de Drogas, Daniel Jara Espinoza, también presente en la conferencia, acotó que “el rol de la Fiscalía parte desde el mismo momento en que se conoce la información, haciendo un trabajo coordinado con la Policía”. “En este caso específico, hemos venido coordinando con una investigación respecto al transporte y movimientos desde esta zona a Bolivia y otros lugares”, dijo.

Por su parte, el general José Ludeña descartó que Madre de Dios se haya convertido en un “nuevo VRAEM”, aludiendo a una de las zonas más transitadas por el tráfico ilícito de drogas en el país. “No creo que esta zona se convierta en un nuevo VRAEM, nosotros no lo visualizamos así. Es verdad que hay algunas plantaciones en hectáreas en las que se está sembrando coca, pero eso en algún momento va a ser objeto de una evaluación en Devida, para que tengan en consideración estos puntos de erradicacion”, determinó.

El oficial lamentó, sin embargo, que sigan existiendo delitos conexos como el narcotráfico y la depredación del bosque. Por otro lado, atinó a decir que en el caso de la minería ilegal no se podría establecer una relación directa. “Correaría por una cuerda separada”, comentó.

Frustran envío en aeronave de más de 300 kilos de droga de Madre de Dios a Bolivia