domingo. 29.01.2023

Tras su partida, monseñor recuerda a Mateo Viaeja, jefe de la comunidad Palma Real

El líder indígena, reconocido como uno de los últimos curacas, falleció el 4 de diciembre, dejando atrás un legado lleno de sabiduría y costumbres ancestrales.
Mateo Viaeja Eteje y su encuentro con el papa Francisco
Mateo Viaeja Eteje y su recordado encuentro con el papa Francisco

En la cuenca del río Madre de Dios, el pueblo Ese Eja, y más especialmente los integrantes de la comunidad nativa de Palma Real, despidieron a su nonagenario líder Mateo Viaeja Eteje. Desde el Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado, el monseñor David Martínez de Aguirre lamentó su muerte —reportada el último domingo— y recordó, entre muchas otras cosas, su entrañable abrazo con el papa Francisco en el 2018.

“Da pena porque el legado de estos mayores, en su contacto con la naturaleza, en su vivencia y el cuidado de la familia, te da la sensación de que, de alguna manera, no se está cogiendo su relevo. Te da la sensación de que no solo ha muerto Mateo, sino mucho más”, expresó sobre el hombre del que afirman superó los 100 años de edad, pese a que desde Reniec sentencian que partió del mundo a los 97 años.

El monseñor, entre muchas otras anécdotas, recordó cómo el reputado y sabio Mateo participó en una reunión convocada por el papa Francisco, durante su visita a Puerto Maldonado hace cuatro años. “Él quiso participar en ese encuentro. Él sabía que venía un anciano honorable a visitarles y él, como anciano honorable, sentía que tenía que estar ahí”, afirmó.

“Y las comunidades saben estar, porque en el caso de que ellos tomen alguna iniciativa y rompan el protocolo, saben hacerlo. Y, efectivamente, supieron estar, cosa que otros no, hubo congresistas que vinieron de fuera y saltaron todas las normas. Pero Mateo y las comunidades rompieron ese protocolo de una manera bella, y el papa conectaba con ellos, con un trato de tú a tú”, detalló.

 

En medio del caos

Entretanto, el monseñor David Martínez de Aguirre también dijo sentir "una profunda pena” por la difícil coyuntura política y los recientes casos de corrupción en Madre de Dios. "Está claro que cuando nos alejamos del modelo de Jesús, nos alejamos de nosotros mismos. Nosotros no somos corrupción, no somos mentira; somos imagen y semejanza de Dios, y Dios no es mentira ni corrupción”, resaltó.

“Cuando nosotros perdemos esa conexión con nosotros mismos, con eso que tenemos que llegar a ser; entramos en una decadencia grande. Y nos dejamos llevar por nuestros impulsos, pasiones o anhelos no tan profundos, desvirtuados”, reflexionó.

Entre pronunciamientos oficiales por el fallecimiento del líder indígena Mateo Viaeja Eteje, el monseñor recobró el ánimo al rescatar que ante los jóvenes se pueden aún dejar un mensaje de esperanza. “Tienen que descubrir en lo más profundo del corazón quiénes son y que ahí tienen a Jesús, el modelo de vida”.

Tras su partida, monseñor recuerda a Mateo Viaeja, jefe de la comunidad Palma Real
Comentarios