lunes. 22.04.2024
Foto: Conferencia Episcopal Peruana
Foto: Conferencia Episcopal Peruana

El Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal Peruana condenó, mediante un comunicado oficial, el atentado contra una patrulla de la Policía en Puno, que terminó con la muerte del suboficial José Luis Soncco Quispe, de 29 años, quien fue quemado vivo dentro de un vehículo de la PNP. “Reafirmamos que el único dueño de la vida y de la muerte es Dios, nuestro Señor”, expresó la institución representante de todos los obispos del país.

“Como Pastores, alcanzamos nuestras sentidas condolencias a sus familiares y a la Policía Nacional del Perú. Del mismo modo reiteramos nuestras condolencias a los familiares de los demás fallecidos y pedimos que las muertes sean debidamente investigadas”, resaltaron.

A su vez, la Conferencia Episcopal Peruana llamó “a los grupos contendientes a garantizar el traslado de los heridos, permitiendo el ingreso y salida de las ambulancias hacia los centros hospitalarios”.

“No podemos regresar a las épocas oscuras del terror que enlutaron a nuestro país durante 20 años. Esta situación merece el enérgico y contundente rechazo de todos, y reafirmar con suma urgencia el llamado imperativo de ¡No a la violencia, venga de donde venga! ¡No más muertes! ¡Sí a la vida! ¡La vida es sagrada!”, clamaron.

La Conferencia Episcopal Peruana y su condena por el asesinato de un policía