miércoles. 17.04.2024
Foto: Contraloría
Foto: Contraloría

En la última conferencia de prensa de la Contraloría General de la República en Madre de Dios, no solo se hicieron públicos varios informes de control sobre gestiones irregulares en el Gobierno Regional y municipalidades locales, sino también en entidades más pequeñas como Emapat e institutos. Las autoridades calcularon un perjuicio económico total de más de 400.000 soles para estos últimos ejemplos. 

“Para el caso de Emapat, tenemos informes de control específico en el 2023, en los cuales se evaluaron el pago de multas por parte de la Sunafil, por un total de 97.472 soles, y debido a la inacción de sus funcionarios tras un requerimiento de información de Sunafil. La omisión de no entregar información generó la multa”, explicó el gerente regional de Control, Pedro De la Peña. 

En cuanto a temas de infraestructura de la misma entidad, la Contraloría también dio cuenta de un proyecto de agua y saneamiento en Villa Toledo, en Laberinto, el cual generó un perjuicio de más de 108.000 soles. 

“Directivos dieron conformidad a servicios a especialistas que no cumplían con los términos de referencia, implicando que el expediente técnico sea ineficiente, lo cual ha generado pagos adicionales, etc.”, señaló De la Peña. 

Por otro lado, las instituciones educativas no escapan de la lupa de los fiscalizadores. En la Unamad la Contraloría también supervisó el caso de las investigaciones académicas mal monitoreadas, generando un monto de 231 mil de perjuicio. “Servidores omitieron hacer monitoreo y seguimiento respecto a investigaciones académicas financiadas, las cuales deben ser culminadas, pues serán en beneficio de la universidad”, dijo la autoridad. 

Mientras tanto, en el Instituto Jorge Basadre, “emitimos un servicio de control importante, que nació de una noticia, en donde se detectó que un secretario académico emitió constancias de certificados de estudios a estudiantes que no cumplían con los requisitos, es decir, no aprobaron las asignaturas en la carrera de Contabilidad”. 

Emapat, Unamad y el instituto Jorge Basadre también generaron perjuicio económico