miércoles. 17.04.2024
Foto: Actualidad Ambiental.
Foto: Actualidad Ambiental.

Las comunidades nativas de La Victoria y Puerto Nuevo recibieron los títulos de propiedad comunal de los territorios que han habitado durante generaciones. Además, a la comunidad nativa Arazaire se le entregó la documentación de la georreferenciación de 1751.33 hectáreas de su territorio. La ceremonia de entrega, desarrollada en el Coliseo cerrado de Puerto Maldonado, el 20 de diciembre, fue presidida por el gobernador regional Luis Otsuka Salazar, quien estuvo acompañado del presidente de la Federación Nativa del Río Madre de Dios y Afluentes (Fenamad), Alfredo Vargas Pio, así como de funcionarios del Gobierno Regional de Madre de Dios (Goremad).

En el caso de la comunidad nativa de Puerto Nuevo, perteneciente al pueblo yine-ashaninka, su presidente, Ranger López Silvano, obtuvo de manos del gobernador Otsuka la documentación de la titulación de 29.253 hectáreas. En tanto, Claudio Inuma Flores, presidente de la comunidad nativa La Victoria, del pueblo yine, recibió el título de propiedad de 1596.35 hectáreas. “La obtención del título ha sido lucha tras lucha. Toda la comunidad se ha desplazado con alegría desde puerto nuevo a la ciudad de Puerto Maldonado. Nos vamos contentos obteniendo el título, después de tantos años”, declaró el líder indígena Gilbert Zevallos, de Puerto Nuevo.

De esta manera, con la entrega de estos títulos, ambas comunidades nativas se convierten en dueñas de sus territorios, reforzando la protección de sus predios y recursos contra invasores y actividades ilegales, como la tala ilegal, minería ilegal y narcotráfico.

De acuerdo con la Base de datos de pueblos indígenas u originarios del Ministerio de Cultura, la titulación de la comunidad nativa Arazaire está registrada desde julio de 1977. Si bien este documento es importante e indica los límites del territorio, la georreferenciación les proporciona una ubicación precisa basada en coordenadas geográficas. Esto evitará ambigüedades y disputas sobre los límites, garantizando una delimitación precisa de los territorios.

“Nos sentimos bastantes conformes y alegres. Este documento nos da la seguridad territorial y la posibilidad de generar proyectos a corto, mediano y largo plazo, con el compromiso de salvaguardar las cosas que tiene culturalmente el territorio”, afirmó la lideresa arazaire Marcia Tije.

Por su parte, el presidente de la Fenamad expresó el deseo de su organización para que el próximo año el Goremad continúe fortaleciendo la seguridad jurídica de los pueblos indígenas de Madre de Dios. “Aún quedan pendientes varias comunidades y esperamos que el año venidero se pueda canalizar, con el apoyo del gobernador regional y las entidades involucradas”, comentó.

Agricultores recibieron títulos de propiedad

El gobernador Otsuka formalizó la entrega de 1020 títulos de propiedad a agricultores de las provincias de Manu y Tahuamanu. Asimismo, anunció que para el 2024 tiene previsto entregar 644 títulos de propiedad y beneficiar con la seguridad jurídica de sus territorios a otras cinco comunidades nativas de la región.

Uniendo fuerzas

La Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), a través la estrategia Uniendo Fuerzas, hasta el 2022 contribuyó en mejorar la seguridad jurídica de más de 5 millones de hectáreas de territorios indígenas en Madre de Dios y Loreto. Algunas de las comunidades nativas de Madre de Dios beneficiadas con esta estrategia fueron Infierno, Tipishca, Shintuya, Boca Pariamanu, Puerto Luz, entre otras. Con la titulación de Puerto Nuevo y La Victoria, y la georreferenciación de Arazaire, se culmina un trabajo iniciado en 2017, con los fondos de Tenure Facility.

Al respecto, Pablo Inuma, de la comunidad nativa La Victoria, quien estuvo presente en la ceremonia, agradeció a la “SPDA por ese apoyo que viene brindando a las comunidades para que puedan obtener una seguridad territorial. En este día, que es tan especial para nosotros, nos sentimos muy contentos. Con esto vamos a beneficiarnos con proyectos que el Estado promociona”.

Madre de Dios: dos comunidades nativas reciben título de propiedad y una culmina...