Plan de Conservación del otorongo estará listo el año 2020

El Plan de Conservación del otorongo estará listo y oficializado durante el próximo año, a fin de fortalecer los esfuerzos de conservación de esta especie amenazada por el comercio ilegal de fauna silvestre, anunció el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor).

286
0
Compartir

La directora de Gestión Sostenible del Patrimonio de Fauna Silvestre del Serfor, Jessica Gálvez-Durand, explicó en diálogo con la Agencia Andina, que con esta medida el otorongo o jaguar se sumará a otras especies como el oso de anteojos, la pava aliblanca, el suri, el tapir andino, y próximamente los primates, que cuentan con este valioso instrumento que promueve su conservación.

“En el Perú tenemos una ‘lista roja’, aprobada en 2014, de especies amenazadas que tienen tres categorías: en peligro crítico, en peligro y vulnerable. En aquella oportunidad el jaguar estaba catalogado como ‘casi amenazado’, que si bien no es una categoría de amenaza real, está ad portas de pasar a vulnerable. Sin embargo, lo que está pasando en la última década nos indicaría que esta especie pasaría a la categoría de vulnerable. Por eso hemos proyectado tener listo en plan de su conservación para el próximo año”, manifestó.

La funcionaria refirió que el Perú logró fortalecer las acciones de conservación de este felino en la 18° Reunión de la Conferencia de las Partes de la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestre (CITES).

Entre los documentos presentados por la delegación peruana, conformada por representantes de los ministerios del Ambiente, de Relaciones Exteriores, del Serfor y del Instituto del Mar del Perú (Imarpe), destaca “La conservación del jaguar”, elaborado conjuntamente con los países de México, Bolivia, Costa Rica y Guatemala.

Como resultado de ello, se realizará por primera vez un estudio global a gran escala sobre el comercio ilícito del jaguar y sus partes, así como impulsar medidas en todos los países donde se distribuye esta especie, a fin de asegurar su conservación.

También presentó una propuesta ante la Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres, para que esta especie pase al apéndice II. Allí figuran especies que no están necesariamente amenazadas de extinción, pero que podrían llegar a estarlo a menos que se controle estrictamente su comercio, precisó.

Felino más grande de América

El jaguar u otorongo es el felino más grande de América y el tercero más grande del planeta, después del tigre y el león.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) existirían cerca de 64,000 ejemplares de jaguar en todo su rango de distribución que comprende desde Norteamérica hasta el sur de Argentina. Se estima que existe 6.7 jaguares por cada 100 kilómetros cuadrados en el pantanal; y entre 2 y 4 ejemplares por cada 100 kilómetros cuadrados en Perú y Bolivia.

Recientemente, se ha estimado que la distribución del jaguar puede haber disminuido en más de 55% en el último siglo. Actualmente, se encuentra desde el norte del estado de Sonora, en México, hasta el norte de Argentina y en el noroeste de Brasil.

El jaguar en Perú

Este felino habita principalmente en bosques con densa vegetación y cuerpos de agua, así como en zonas pantanosas, pastizales inundables y bosques secos. En el territorio peruano se localiza en toda la selva baja y premontana hasta 2,000 metros de altitud, en los departamentos de Loreto, Ucayali, Junín, San Martín, Madre de Dios, Cusco, Puno y probablemente Pasco.

El jaguar requiere grandes extensiones de terreno para establecer su territorio y se moviliza grandes distancias, por lo que es necesario detectar y decretar áreas que funcionen como “corredores biológicos” para permitir el flujo de individuos de una población a otra y así mantener la salud genética de la especie.

Amenazas

Los esfuerzos de conservación y la disminución de la caza por la demanda de pieles han contribuido a la recuperación de la población de jaguares en algunos países. Sin embargo, diversas amenazas ejercen presión sobre esta especie, entre ellas la pérdida de su hábitat, la disminución de sus presas, la cacería por conflictos con los seres humanos, y el comercio ilegal de su piel, colmillos, huesos, pieles, grasa, entre otras partes de su cuerpo continúan siendo una amenaza para la supervivencia a mediano plano.

Conservación

La importancia de conservar el jaguar radica en su función como “controlador biológico”, y es clave para la promoción de actividades ecoturísticas.

Comments

comments

No hay comentarios